Y quién defiende a los consumidores de INDECOPI?

fachada indecopi

 

Paul H. Castro García Abogado y consultor en Derecho de Mercado y Consumidor Miembro del Consejo Nacional de Protección del Consumidor en INDECOPI Miembro del consejo directivo del INACAL

Hace pocos días han sido noticia casi de primera plana en un diario especializado en negocios, dos decisiones resueltas por el INDECOPI, en donde se destaca que las empresas están ganando batallas legales contra dicha institución. Me estoy refiriendo a dos denuncias iniciadas por el órgano técnico de INDECOPI, la primera contra una empresa de la industria alimenticia por que estaría engañando a los consumidores al colocar en sus etiquetas “0% grasas trans” cuando realmente sí tiene grasas trans, y la segunda contra una empresa que se promociona como empresa de servicios de taxi pero luego dice que no lo es, para eximirse de responsabilidades sobre la idoneidad del servicio ofrecido y con ello estarían dando una impresión equivocada e induciendo a error a quienes de buena fe toman sus servicios.

Mas allá de los temas de fondo que involucran dichas denuncias y la falacia del titular de la noticia, lo particular de estos casos es que las denuncias fueron iniciadas de oficio (el órgano técnico del INDECOPI es decir, un equipo de profesionales especialistas y con amplia experiencia en estos temas tiene facultades legales para iniciar denuncias) al existir indicios y fundamentos razonables que dichas empresas estaban cometiendo ilícitos desleales (publicidad engañosa) que afectarían de manera directa a los consumidores, pero para el órgano decisor, es decir, los comisionados o vocales del INDECOPI que tienen la última palabra, decidieron que no era así.

Las conductas cuestionadas, al haber sido objeto de denuncias de oficio no pueden volver a ser denunciadas por parte de un tercero (un consumidor directamente afectado o una organización de consumidores, por ejemplo) por un principio legal llamado non bis in idem el cual extiende una especie de blindaje legal a la empresa denunciada para que no vuelva a ser cuestionada por el mismo acto y además las decisiones que declaran infundadas dichas denuncias de oficio no pueden ser objeto de apelación a la instancia superior o el Poder Judicial, ya que el órgano técnico del INDECOPI no tiene facultades para ello y menos un tercero administrado al no haber sido parte en dicho proceso.

Es decir, a pesar que los temas en discusión incluyen posibles afectaciones a derechos de los consumidores reconocidos en la Constitución, dichas decisiones se convertirían en casos oleados y sacramentados y por lo tanto incuestionables, con el añadido que se convierten en precedentes administrativos a tener en cuenta para casos similares, lo cual creemos no debería ser así ya que no se trata de intereses particulares en discusión sino derechos fundamentales que afectarían a los consumidores y que incluso podrían atentar contra su salud. En tal sentido, es necesario que se establezcan los mecanismos procesales necesarios y así dotar de facultades ya sea al órgano técnico de INDECOPI para que haga valer su posición en otras instancias o a la Gerencia Legal del INDECOPI para cuestionar dichas decisiones en el Poder Judicial o eventualmente a cualquier consumidor que se sienta afectado o las organizaciones que los representan, caso contrario seguiremos preguntándonos: ¿Y quién defiende a los consumidores de INDECOPI?

Un comentario

  1. Jorge Pinto Rossi /

    En nombre de nuestra institución, Solidaridad Global, mis felicitaciones por esta denuncia tan pertinente por tratarse de un tema tan sensible como es nuestra salud. Como siempre, la sensación de indefensión que percibimos los ciudadanos ante estas actitudes ambigüas de parte de la entidad tutelar de la protección al consumidor.
    Una vergüenza!

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *