Comisiones bancarias: la mentira tiene patas cortas

Comisiones bancarias: la mentira tiene patas cortas

 Co-autores:   Dr. Paúl H. Castro García
                                 Roberto Córdova García

Una noticia periodística del año 2012 informaba que existían alrededor de 5,000 comisiones en el sistema financiero, situación que beneficiaba solamente a las empresas financieras y no al consumidor.

Es así que diversas personalidades y especialistas se pronunciaron sobre la necesidad de ir eliminando diversas comisiones que ya se encontraban internalizadas en los intereses y que lo único que generaban era confusión y intensificaban la asimetría informativa existente en dicho sector.

En tal sentido, ahora las entidades financieras tienen que adecuarse a una novedosa Categorización y Denominación de Comisiones aplicables a los productos financieros de acuerdo a las circulares B-2213-2013 (bancos), F-553-2013 (financieras), CM-401-2013 (cajas municipales), CR-269-2013 (cajas rurales), EAH-17-2013 (empresas administradoras hipotecarias) y EDPYMES-146-2013 (edpymes) que la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP el 18 de Julio del 2013 amplio en el Reglamento de Transparencia de Información y Contratación con Usuarios del Sistema Financiero y que establece precisiones que permiten fortalecer la protección al consumidor financiero.

En definitiva, a partir de este año, todas las entidades financieras del país difundirán, publicaran y denominaran con un mismo calificativo a cada una de las comisiones con las que cobran sus servicios. Con esta medida se acabará con la informalidad, por la que cada empresa financiera desarrollaba y utilizaba arbitrariamente denominaciones sumamente diferenciadas entre ellas mismas y que colisionaban con la comprensión del usuario de a pie.

Este no es un problema de mercado, como nos quiere sorprender una asociación que dice representar a los contribuyentes del país, es un PROBLEMA DE INFORMALIDAD DE PRECIOS para el sistema financiero. No se están estableciendo prohibiciones ni fijando tipos de comisiones o fijando limitaciones a la forma en  que se cobran estas comisiones, simplemente se está dando un reordenamiento sano a la variedad de comisiones que pueden ser, por el contrario, perjudicial para el Sistema Financiero mismo, debido a que la TCEA (tasa de costo efectivo anual) es ahora el resumen de los intereses, gastos y comisiones que son usados para calcular las cuotas de pago y se expresan en porcentajes reales generando precios veraces a la vista del usuario, este es un problema de intereses financieros, que quiere oponerse a la creación de una nueva oferta y demanda honesta y que desarrollará un nuevo mercado fortalecido debido una real y clara competencia de precios. Tan parecido como la lista de productos y tarifas que los restaurantes publican en el ingreso de sus establecimientos y donde la gente decide a cual establecimiento ingresar.

Era necesario fomentar la transparencia en el mercado financiero, y con esta ley se concreta. Esta misma norma también se aplica para las Tasas de Rendimiento Efectivo Anual para ahorros (TREA), vamos a constatar que el consumidor re direccionará también la demanda hacia las entidades financieras que toquen menos sus ahorros y que les generen algo de ganancias por tanto esfuerzo acumulado.

Esta norma no existe para restringir, ni limitar la libertad de las actividades de las empresas financieras, que pueden trasladar sus costos hacia otras comisiones y si desean, incrementar vehementemente los costos hacia el consumidor, eso nada se lo impide, pero como repetimos, desnudaran el verdadero precio de sus servicios, la poca habilidad en sus decisiones empresariales y la ligereza de sus funcionarios que perjudicaran a aquellos entidades financieras más inmoderadas con muchos menos clientes.

En definitiva, un consumidor [bien] informado es un mejor consumidor.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *